Próximos Shows

Grabar un disco con versiones de The Beatles que supere el status de discreto no es data menor. Más cuando la intérprete –Graciela Arenas– es una cantante multigénero que se arriesgó en la jugada con una formación atípica (piano, armónica, clarinete y banjo), y cuando el OK llegó de Tim Shaw, guitarrista de la banda estable del The Cavern de Liverpool, que le aceptó, allí, un espontáneo e inesperado “Something” en Do, más un bis con “Honey Pie”. “Me animé a decirle que cantaba, y que era mi cumpleaños, y ahí nomás me invitó, canté y me tocaron el feliz cumpleaños. ¡Ni me lo esperaba!”, revive ella, sobre tal cruzada personal al legendario reducto beatle. Menos menor resulta aun cuando las circunstancias que presagiaron y merodearon Magical Mystery Day (disco que la también pianista presentará hoy a las 21 en Clásica y Moderna, Callao 892) asumen lo que su nombre indica. “Fue mágico y misterioso, sí, en un día pasó de todo”, dice sobre lo que cuenta al interior del packaging.

Sobre el tour beatle, es decir, que encaró junto al armoniquista de su banda, Luis Uraga, por Penny Lane; por el Dovedale Primary School, donde John y George hicieron la primaria; por la Menlove Avenue; por la St Peter`s Church, que juntó a John y Paul aquel 6 de julio de 1957, y la onda que le puso el presbítero Kip Crooks para llevarlos a la tumba de Eleanor Rigby “donde nunca llevan a nadie”, según Uraga. “El disco nació de ese día mágico y misterioso... todo nos sucedió en ese día y fue como la concreción de un sueño de toda la vida: conocer Liverpool como amante de los Beatles y cantar allí... fue un ‘All You Need Is Love’ perfecto”, agrega Arenas, que se quedó varada en la final del concurso que organiza The Cavern Argentina para viajar a la ciudad madre del rock inglés, pero decidió viajar igual como un “autorregalo” de cumpleaños. “Todavía estamos pagando el crédito”, se ríe, sobre los costos del viaje que determinó la concreción de este disco poblado de interesantes –y originales– versiones de “Can`t Buy Me Love”, “Yesterday”, “The Fool on the Hill” o “Here Comes the Sun”, entre otras, acompañadas por dos bonus que hablan de una de las vetas-matrices de Arenas: la música popular argentina. Esa gema de Eladia Blázquez llamada “Si Buenos Aires no fuera así” y una versión bilingüe de “Mujer y amiga”, de Robustiano Figueroa Reyes. “Yo soy traductora literaria, y cuando le conté a Robustiano la idea de hacer una zamba en inglés le encantó. Esto, por supuesto, generó algunos escozores pero cuando la canté en Inglaterra, se quedaron pasmados. Pude unir lo que viví durante muchos años como una contradicción”, sostiene.

Además de Lennon-McCartney, la pianista se ampara en la luz de referentes aún más lejanos en el tiempo (los Hermanos Abalos, Los Chalchaleros, Atahualpa Yupanqui) y en aquellos que fueron deviniendo con los años: Liza Minnelli, Ray Charles, Ariel Ramírez... un mosaico vital que explica la otra parte de su historia, la de su folklórico disco debut publicado en 2003 (Hacia un mundo mejor), el jazzero The Men i love, que vio la luz seis años después.

Escrito por: Cristian Vitale

Fecha: 30/12/2013

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/3-30948-2013-12-30.html